Navegación por Etiqueta

síndrome antifosfolípido

A por el bebé, El embarazo

Queremos embarazarnos

Cuando una pareja decide ir en busca de su bebé, según mi punto de vista, creo que es conveniente hacerse un chequeo médico y una revisión ginecológica, para ver que estamos en perfectas condiciones y así evitar cualquier tipo de complicación.

Cuando nosotros decidimos empezar con la búsqueda de nuestro bebé, fuimos al ginecológo para dejar la píldora y me indicó que empezara a tomar ácido fólico, pero no me hizo ningún tipo de análisis ni nada. Yo, desde pequeña, siempre he tenido reglas muy irregulares, con meses sin regla, incluso hasta 4 meses. Siempre me preocupó este tema y siempre lo achacaba el ginecólogo a que era por mis ovarios poliquísticos, pero tengo amigas con este problema y ellas tenían reglas más regulares. Cuando dejé la píldora, el ginecólogo me dijo que debido a mi tipo de ovarios me iba a costar mucho quedarme embarazada y que incluso si en un año no lo conseguíamos tendríamos que ir a reproducción asistida. Imaginaros que ánimos para empezar esta nueva etapa ilusionante como es buscar un bebé.

Gracias a Dios a los 4 meses nos quedamos embarazados!! (En esos 4 meses sólo una regla, ósea que calculo que una ovulación) y el ginecólogo ni se lo creía. Me hizo una exploración y todo bien, seguí tomando ácido fólico y me dio unos sobres de progesterona hasta la semana 8 de embarazo. Esa semana escuchamos el corazoncito de nuestro bebé por primera vez e imaginaros que ilusión, no cabíamos en nosotros de lo contentos que estábamos. La semana 13 nos tocaba primera eco por la seguridad social y al entrar todo nerviosos e ilusionados mi marido y yo, nos dieron la peor de las noticias, el corazón de nuestro garbancito había dejado de latir, un aborto diferido a las 11 semanas. Es la peor sensación del mundo, un dolor intenso en el corazón, como si te arrancasen un pedazo de tu piel. Este tema lo quiero abordar en otro post, porque este es para comentaros la importancia de los chequeos médicos.

Tras el aborto, mi marido y yo decidimos cambiar de ginecólogo porque no nos gustó nada su actitud. Nosotros íbamos por privado a su consulta pero dio la casualidad que cuando estuve ingresada subió a verme a la habitación porque también trabaja por lo público y le avisamos y se lo tomó a la ligera y bromeando con que no nos preocupáramos que había que volver a darse amor y ya estaba. Pero que me estas contando? Eres idiota o que? Acabamos de perder a nuestro hijo y te crees que estamos para vaciles? En fin…

Una de mis mejores amigas me dijo que fuéramos a su ginecóloga y desde ese momento se convirtió en una especie de ángel de la guardia. Me mando hacerme análisis de todo tipo, hasta de cariotipo, porque decía que parecía un aborto tardío y eso podía ser por varias causas, en concreto me habló de dos, que dio la casualidad que fue lo que me salió mal en los análisis: el tiroides y un déficit de proteína C, posible síndrome antifosfolípido, SAF.

Me remitió al endocrino y al hematólogo, y desde entonces hasta que volvimos a quedarnos embarazados vinieron muchos controles médicos y muchas consultas. El endocrino me recetó eutirox y me fue controlando mi hipotiroidismo y mi hematóloga me hizo varios análisis para ver si realmente tenía SAF o no, y en algunos daba positivo y en otros no, por lo que me mandó adiro 100 para prevenir posibles trombos y para facilitar que todo fuera bien de cara a un embarazo. También nos comentó que si me volvía a quedar embarazada tendría que inyectarme heparina todos los días para prevenir trombos y que circulase bien la sangre en la placenta.

A los 6 meses del aborto nos volvimos a quedar embarazados!! y esta vez gracias a los controles previos y a todos los que me hice durante el embarazo todo salió perfecto!!! Todos los días tenía mi ritual, eutirox media hora antes de desayunar (me iban ajustando la dosis cada mes), inyección de heparina (también me iban ajustando la dosis) sobre las 9:30 de la mañana y adiro 100 después de comer.

La heparina me la pinchaba yo misma y he de decir a las que tengan el mismo problema que yo que es un pinchazo de nada,  todos los días durante el embarazo y en mi caso hasta 6 semanas después del parto,  pero que al final te haces a ello y además sabes que es para que tu cosita esté bien y se hace encantadas! Me volvería a pinchar todos los días de mi vida si hiciera falta, lo importante es que gracias a Dios todo salió bien y todo mereció la pena 🙂

A día de hoy han pasado 7 meses y sigo con el eutirox y el adiro 100, quizá sea de por vida pero me da igual, lo importante es que mi ginecóloga me lo vio a tiempo y pudo ayudarnos a hacer realidad nuestro sueño.

Me he alargado con el post pero es que quería que vierais la importancia de elegir un buen ginecólogo y hacerse controles. Todo esto siempre bajo vigilancia médica claro está, cada persona es un caso distinto.

Si alguna tiene el mismo problema que yo y me quiere consultar algo podéis dejarme un comentario y os contesto. Siempre todo contando mi caso pero ya sabéis que hay que consultarlo al médico que ellos son los que saben.