A por el bebé

¿Para cuándo los bebés?

Seguro que os lo han preguntado un montón de veces!! Y casi seguro que a la mitad de las personas que os lo han preguntado os han dado ganas de responderles…”pues mira, cuando nos salga de los mismísimos cojones!!” o bien pensabáis en voz baja…”si tú supieras el tiempo que llevamos buscando el bebé y aquí seguimos”…

Sea cual sea la respuesta, siempre he pensado que esta es una pregunta que nadie debería hacernos nunca, ni siquiera los más allegados. Una pregunta tan simple como esa puede hacer mucho daño.

Para los que no quieren en ese momento tener niños es una pregunta cansina, pero para todos aquellos que lo están intentando y no llega es una pregunta dolorosa. Bastante presión nos metemos a nosotros mismos como pareja, para que todavía tengas a la gente preguntando y pendiente de tí. Además, que coño les importa? acaso no se enterarán cuando llegue el momento?

En nuestro caso, nada más casarnos, todo el mundo ya empezaba a meter presión, con la típica frase de abuela…”bueno, ahora que os habéis casado a buscar el bebé no?” …y nosotros siempre …”bueno, dejarnos disfrutar un poco del matrimonio no?”…esto un día sí y otro también…

Nosotros teníamos claro que queríamos tener hijos pronto, pero esa pregunta he de reconocer que a mí me hacía sentirme presionada…”y… si tardamos mucho? y si no podemos? y si tenemos algún problema?” …Menos mal que mi querido marido, siempre mucho más optimista que yo, me tranquilizaba y me decía que paso a paso sin preocuparnos, que todo se vería con el tiempo y que para casi todo en esta vida hay soluciones.

Yo, como os conté en la presentación, he tenido dos embarazos, el primero por desgracia no salió hacia delante, y fue a partir de entonces cuando esta pregunta empezó a hacerme daño de verdad. Mucha gente que hacía tiempo que no veía y no sabía ni siquiera que había estado embarazada, me preguntaba que si no nos animábamos al bebé y claro, imaginaros el careto que se me quedaba, se me humedecían los ojos y creo que no hacía falta decir nada más. En esos casos llegaba a entender que bueno, no lo sabían y ya está, pero lo peor venía cuando aún sabiendo que lo habíamos perdido todavía seguían metiendo presión…y preguntando qué cuando podíamos volver a intentarlo, que a ver si no nos volvía a pasar lo mismo….ya claro, qué mas quiero yo…en fin, un montón de estupideces que se podían evitar estando con la boca cerrada.

Pero bueno, este post es simplemente, para decir a aquellas personas que les gusta preguntar, que por favor no lo hagan, que si realmente es tu amigo/a ellos mismos os lo contarán y se querrán desahogar, pero si no lo hacen seguramente es porque no les apetece hablar del tema.

Y vosotras, ¿que opináis? ¿hartitas de la pregunta del millón? NI CASO

Post anterior Post siguiente

Quizás también te interese

Sin comentarios

Deja una respuesta

CAPTCHA