Navegación por Categoría

Mi maternidad

Mi maternidad

Las comparaciones son odiosas

Ya sabéis que siempre os cuento las cosas como las siento, y hoy quiero hablaros de uno de los temas que más odio de la maternidad… las comparaciones!!!

No sé por qué todo el mundo se empeña en comparar a los niños! tanto para bien como para mal…ya sea con su hermano, su primo, el hijo de la amiga, el niño del parque…qué horror!!! cada niño es como es, de su padre y de su madre…buenos estaríamos si fuéramos todos iguales, menudo aburrimiento!!

A menudo me encuentro con situaciones que me molestan en este aspecto, que si Pepito duerme toda la noche del tirón, que si mi niño pesa tanto, que si el mío mide más, que fulanita no llora nunca, que si tu niño está más grande que el mío…y???? qué mas da!!! cada niño gracias a Dios es diferente, y unos destacarán en unas cosas y otros en otras y ya está. No hay que darles más vueltas ni mucho menos compararles como si fueran perritos, a ver cuál es mejor…porque todos son mejores, porque todos tienen cosas buenas y cosas menos buenas, porque al final tarde o temprano todos hacen lo mismo, sólo que a cada uno le lleva su tiempo y va a su ritmo.

No es bueno para el niño estar comparándole continuamente, ni que indirectamente oiga que su hermano es más bueno porque duerme más, o si su primo a su edad ya hacía ésto y lo otro, o que la niña del parque siendo más pequeña está más alta, etc etc…ésto sólo le hará sentirse inferior y estar siempre preocupado por lo que piensen los demás. Tampoco es bueno al revés, sentirse comparado con otro en positivo, es decir, si tienes dos hijos y uno es muy buen estudiante, tampoco le gustará que le digas a su hermano…mira cómo estudia tu hermano, aprende de él…pues se sentirá presionado y ésto provocará rivalidad y distanciamiento entre ambos.

Creo que es bueno pararse a pensar y ponerse en el lugar del niño cada vez que oye una comparación…seguramente en vez de intentar mejorar y parecerse a la persona con la que le comparan, se revelará e intentará ser todo lo contrario simplemente para diferenciarse…no creéis? Bueno como siempre es mi opinión y no tiene por qué ser la correcta 😉 Espero que la gente que lea esto recapacite y piense en este artículo antes de ponerse a comparar.

Mi maternidad

Feliz 2017 amigas!!

Lo primero pedir disculpas por teneros abandonadas pero es que las 24 horas del día no me dan, jeje. Los peques ocupan todo mi tiempo y los pocos ratitos que me quedan los aprovecho para hacer cosas de casa o descansar un poco.

Hoy iba a hacer un post relatando el parto de mi niño, pero quiero hacerle despacio y bien porque fue un parto intenso y bonito y no quiero perder detalle … Así que voy a hacer un pequeño balance de este año que acaba que ha sido genial 😉

Empecé el año ilusionada con las primeras navidades de mi nena y en marzo tuvimos la enorme alegría de que estaba de nuevo embarazada! Así que no podía empezar mejor el año! Como siempre con la mosca detrás de la oreja hasta que vi que todo iba bien y un precioso niño venía en camino, la parejita que bien! Mi parejita!

Este año con la emoción del embarazo y tras abarcar 9 meses de 12 que tiene el año, pues he de reconocer que se me ha pasado volando el 2016!

En junio cogí la baja en el trabajo así que he podido disfrutar de mi niña al máximo antes de que naciera su hermanito, ya que la mi pobre ha podido disfrutar de ser hija única muy poco tiempo, pero la verdad es que está encantada y de momento lo lleva bien, sin sentirse destronada…además quiere muchísimo a su hermanin.

En septiembre me comunicaron en el trabajo que no me renovaban y aunque quedarse sin trabajo es una putada he de decir que no hay mal que por bien no venga y me está permitiendo disfrutar la maternidad al 200% , y poder estar con mis chiquitines todo el tiempo 😍.

Y en octubre nació mi niño lindo, el día 20, para llenar todavía de más amor y felicidad la hermosa familia que he formado con mi marido, al cual adoro y al que doy las gracias todos los días por tenerle y hacerme la mujer más afortunada del mundo con mis tesoros.

Asi que por todo esto y porque no sólo estamos los mismos que estábamos a finales del año pasado sino que hemos aumentado la familia, gracias 2016!!! Solo pido salud para todos y que nos quedemos como estamos que se está muy bien 😄.

Feliz 2017 a todos!!! Sed felices y que entremos todos con buen pie en este nuevo año! Lo importante es estar todos, lo demás tiene solución! Se os quiere! 😘

IMG-20150622-WA0008

Mi maternidad

Hipotiroidismo y embarazo

Como he comentado en otros post, yo siempre he tenido las reglas muy irregulares, y siempre que iba al médico me decía que bueno, que igual que unas tenemos los ojos verdes y otras marrones, pues los ciclos son igual. A mi siempre me pareció una respuesta estúpida pero bueno, cuando aquello era bastante joven y no pensaba en si me influiría a la hora de tener hijos o quedarme embarazada.

La verdad que ahora que sé un poco más del tema, no sé como nunca a mi médico no se le ocurrió hacerme unos análisis de tiroides a ver si mis desarreglos hormonales venían en parte por este aspecto. Porque yo no soy médico ni mucho menos, pero los síntomas que se suponen que tiene una persona con hipotiroidismo me venían que ni pintados: cansancio, sensibilidad al frío, ciclos menstruales irregulares, cabello quebradizo, palidez, estreñimiento…entre otros.

Bueno, el caso es que hasta que no tuve el aborto no supe que tenía hipotiroidismo. En concreto tenía alta la TSH, en 10. Se supone que el límite máximo es 4,5 – 5 y para el embarazo según lo que pude leer en su día, es recomendable que esté como mucho en 2,5 mas o menos.

El hipotiroidismo para quien lo desconozca, es el cuadro clínico que se deriva de una reducida actividad de la glándula tiroides. La determinación de TSH es el parámetro más sensible para el diagnóstico del hipotiroidismo. Su elevación es indicativa de que la función del tiroides es insuficiente.  El hipotiroidismo se caracteriza por una disminución global de la actividad orgánica que afecta a funciones metabólicas, neuronales, cardiocirculatorias, digestivas, etc, y en los embarazos influye directamente, si no está controlado, haciendo aumentar el número de abortos.

No sé si ahora en los hospitales harán pruebas de esto en el primer trimestre de embarazo pero yo considero que es importante hacerlo antes, es decir, en el momento en que decidimos buscar el embarazo. Es algo que puede evitarnos muchos disgustos futuros.

Yo una vez que fui diagnosticada de ello, me empezaron a medicar con Eutirox. Creo recordar que empecé con Eutirox 50 y luego me lo iban ajustando en función de los resultados de los análisis que me hacían periódicamente. Hasta que no lo tuve regulado y controlado, no nos dieron luz verde para buscar el bebé.

Cuando me quedé embarazada y a medida que subía de peso me iban aumentado la dosis de Eutirox y cada mes y medio me hacían análisis para que todo estuviera bien.

Después del parto me bajaron la dosis y a día de hoy tomo media pastilla de Eutirox 75.  Ahora voy cada 6 meses a hacerme análisis y a consulta con el Endocrino, y creo que será así de por vida porque el hipotiroidismo normalmente en cuanto dejas de tomar la pastilla vuelve a descontrolarse….La verdad que no me importa porque es una pastillita pequeña y gracias a ella me siento mejor e incluso creo que me ha ayudado a regular dentro de lo que cabe mis ciclos.

Tengo que agradecer tanto a mi Endocrina como a mi Hematóloga la atención que me prestaron durante el embarazo porque me ayudaron a llevar mejor mis miedos y me resolvieron todas mis dudas siempre. Gracias.

Mi maternidad

El aborto involuntario (parte II)

Después de venir del hospital, yo no podía dejar de llorar y darle vueltas al asunto, ¿qué había pasado? ¿por qué había dejado de latir nuestro bebé si le habíamos escuchado pocas semanas antes?

Por aquel entonces yo estaba en el paro. Por una parte, me venía bien, porque así podía estar en casa desahogándome y tranquila, pero por otra parte, igual no me había venido mal salir a trabajar y olvidarme dentro de lo que cabe durante unas horas de todo el tema.

Además tres amigas y yo habíamos creado un grupo de Whatshap porque nos habíamos quedado embarazadas prácticamente seguidas y fue muy doloroso salirme porque no podía soportar ver sus comentarios y sus ecografías. Me sentía mal, porque yo me alegraba mucho por ellas y no les deseaba nada malo, pero pensaba, y ¿por qué nos ha pasado a nosotros? También mi cuñada estaba embarazada, así que inevitablemente el tema estaba todo el rato en la cabeza y cada vez que me enseñaban algo (ecos, ropita, etc) no podía evitar sentirme triste por dentro y tener envidia sana, ¿normal no?

Lo que más me costó es tener que dar explicaciones a la gente. Como cuando fuimos en la semana 8 nos dijeron que todo estaba bien y latía, pues ese mismo día decidimos empezar a contárselo a la familia y los amigos más íntimos, y ya se sabe que estos temas corren como la pólvora. Después del aborto, mucha gente que no sabía nada, nos seguían preguntando y claro, se me caían las lágrimas y me ponía fatal.

Todo el mundo nos decía las típicas frases ODIOSAS de: “bueno mujer tranquila eres joven”, “la naturaleza es sabia”, “eso es que venía mal y se paró” “todavía no era nada que estabas de poco”…¿cómo que no era nada? para ti no sería nada!!! para nosotros era nuestro futuro hijo y duele mucho!!! POR FAVOR, no digáis nunca a una pareja que acaba de perder un hijo, y sobre todo, a la mami, que lo ha sentido suyo dentro desde que vio el predictor, ninguna frase tipo a las que acabo de deciros. Es mejor callarse, un lo siento y un abrazo. Eso te reconforta, lo otro te enfada.

A raíz de todo esto, nos enteramos de muchas parejas conocidas y amigos de amigos que también les había pasado. La verdad que oír que a otras parejas les había pasado y después habían tenido niños es lo que más me aliviaba. También buscaba blogs  de chicas que las hubiera pasado para poder de cierta manera compartir sentimientos, pero la verdad que no encontré ninguno, por eso me prometí a mi misma que si algún día tenía por fin a mi bebé, crearía un blog para que otras futuras mamis que estuvieran pasando o hubiesen pasado por una experiencia similar, pudiese sentirse aliviadas al leerme, y aquí estoy, a vuestra disposición para que os desahoguéis si queréis conmigo y que veáis que aunque duele muchísimo y os sintáis las más desgraciadas del mundo (así me sentía yo) con el tiempo las cosas cambian, y gracias a Dios hoy tengo una nena preciosa que es la alegría de mi vida.

También os digo que hay muchas formas de tomarse las cosas. En mi caso, soy muy sentimental y lo pasé fatal (mi marido también y nuestras familias al vernos así), pero he conocido a personas que han tenido abortos y no le han dado más vueltas, pasó y pasó. Es más, mucha gente parece que es un tema tabú y no lo dice (es respetable). Por una parte les envidio porque así lo llevas mejor, pero para mí fue todo un duelo el pasar página y a día de hoy, aunque estoy feliz de la vida con mi niña, cuando me viene el recuerdo a la cabeza, todavía se me humedecen los ojos.

Soy de las personas que creen que todo pasa por algo, y hay que sacar un lado positivo de las cosas malas. En mi caso, el aborto sirvió para que me diera cuenta, después de muchas consultas y análisis, de que tengo un hipotiroidismo y un posible SAF, que seguramente fueron la causa de la pérdida. Pero gracias a ello, pude verlo y poner remedio, y a día de hoy, tengo una bebé preciosa, que cuando sea grande le contaré que tenemos una estrellita en el cielo que hizo que gracias a Dios ella se convirtiera en realidad. Gracias estrellita.

Mi maternidad

El aborto involuntario (parte I)

Hoy quiero abordar en este post el peor día de mi vida. Es algo que me duele recordar, pero tengo que hacerlo para que aquellas parejas que os encontréis en la misma situación que nosotros en su día, podáis llevarlo un poquito mejor y transmitiros mis sensaciones y lo que odiaba oír en esos momentos.

Estaba entonces embarazada de 13 semanas y nos tocaba la primera ecografía por la Seguridad Social en la Residencia Cantabria. Mi marido y yo habíamos ido primero por la privado, en la semana 8, para ver que todo fuera bien, y nos dijeron que estaba todo perfecto e incluso escuchamos el corazoncito de nuestro bebé.

Pues bien, nada más entrar en la sala y tumbarme en la camilla, me empieza a mirar una doctora y nos dice que hasta que no acabe de verlo todo no nos dirá nada (un poco borde la verdad). A medida que me miraba y le veía la cara, me empecé a inquietar y no sé por qué pero no me olía bien. Entonces recuerdo que dejó de mirar la pantalla, se giró, nos miró y nos dijo “lo siento, pero estas cosas a veces pasan, el corazón ha dejado de latir”. Mi marido y yo nos miramos atónitos y de repente sentí una punzada dentro de mí y rompí a llorar. ¿Cómo era posible si le habíamos escuchado latir? ¿Por qué a nosotros? La cara de mi marido se puso blanca y la doctora le mandó sentarse. Nunca le había visto así, intentaba hacerse el fuerte pero no pudo y también se le saltaron las lágrimas.

Nos dejaron solos en la sala un rato y al volver nos explicó que había sido un aborto diferido a las 11 semanas, que lamentablemente pasa más de lo que nos pensamos (no recuerdo el porcentaje pero era mucho más alto de lo que me pensaba) y que tenía que ingresar por la tarde para expulsar el feto. Yo no daba crédito a lo que escuchaba, de repente pasé de levantarme de la cama todo ilusionada para ver y escuchar a mi bebé, a no querer haberme levantado de la cama nunca….Con las mismas, nos dieron el informe y nos fuimos.

Por la tarde noche ingresé por urgencias. Me pusieron unas pastillas vaginales para que yo misma fuera expulsando todo. La sensación era angustiable, me sentía tan vacía y tan mal que no sé describirlo con palabras. Es como si estuvieras viviendo una pesadilla, yo no quería expulsar nada, yo quería despertarme y oír latir fuerte el corazón de mi bebé.

Estuve dos días ingresada y para casa. Físicamente me sentía débil y con bastantes dolores. Pasaban los días y no paraba de sangrar, con lo que fuimos otra vez a urgencias y me dijeron que tenía que volver a ingresar, oh horror!! me quedaban restos y me tenían que hacer un legrado. Aparte de lo mal que estaba físicamente, mi cabeza no paraba de dar vueltas y no podía dejar de llorar, ¿por qué a nosotros?

Desde mi punto de vista, creo que hace falta que a las mujeres (y también a la pareja como tal, porque mi marido también lo pasó mal) que pasan en esos momentos por una situación psicológica tan dura  les proporcionen también ayuda moral, porque al final físicamente te recuperas rápido pero psicológicamente estás tocada, y a mí por lo menos, en ningún momento me preguntaron que tal me encontraba, si no que se limitaron a quitarme los “restos” como ellos decían, pero no se daban cuenta que para mí y mi marido, eso no eran restos sino que era nuestro hijo.